DIVORCIO

dIVORCIO: QUE SON LOS GASTOS ORDINARIOS Y CUALES LOS EXTRAORDINARIOS.

 

A la hora de plantearnos un divorcio o una separación, cuando tenemos hijos menores, y dependiendo de la clase de custodia que elegimos en relación con nuestros hijos -compartida o monoparental-, es necesario poner especial interés a la hora de establecer la PENSIÓN DE ALIMENTOS (sobre todo en el caso de la custodia monoparental), en favor de nuestros hijos.

Hoy hablaremos desde el punto de vista de la CUSTODIA MONOPARENTAL, que es aquella que ostenta uno de los progenitores en exclusiva mientras que el otro progenitor será el que tendrá derecho a un régimen de visitas y comunicaciones, de carácter más o menos amplio y flexible, según acuerden los progenitores.

Muchas veces nos preguntan en el Despacho como se calcula esa pensión de alimentos, y que comprenden exactamente la misma.

 

 

 

¿Como se calcula?

Para el cálculo de la pensión de alimentos debemos tener en cuenta dos importantísimos factores: las necesidades de los menores y las posibilidades económicas del otro progenitor.

El Consejo Judicial del Poder Judicial (C.G.P.J.) ha intentado establecer unos baremos unificadores que no son obligatorios pero que si nos dan una idea aproximada de cual sería esa pensión. Dejamos el enlace para el que lo quiera consultar.

Por otra parte, hay que tener presente que esa tabla o baremo del C.G.P.J. no contempla el apartado de Educación ni el de Vivienda, por lo que había que ajustarlos a la medida de las reales necesidades de los progenitores.

 

¿Qué comprende la pensión de alimentos?

La pensión de alimentos comprende todos los gastos de carácter ordinario que tengan o/o vayan a tener nuestros menores. Dicho así parece fácil de entender, pero nada mas alejado de la realidad, porque el establecer el alcance de “ordinario” de un gasto es de los asuntos que más demandas y discusiones se llevan a los Juzgados de Familia.

Según la doctrina Jurisprudencial se nos dice que gasto ordinario es aquel que no es extraordinario. ¿Parece una perogrullada, verdad? Pues no lo es.

Gasto ordinario es aquel que es previsible que se va a producir, por ejemplo: alimento, vestido, calzado, etc.

Pero aún hay más, es decir, hay mas gastos que los reseñados anteriormente, como p. ejemplo. Los gastos de inicio de curso.

El Tribunal Supremo, entre otras sentencias, viene a establecer como gastos ordinario y por lo tanto comprendido dentro de la PENSIÓN DE ALIMENTOS:

«1. Los gastos causados al comienzo del curso escolar de cada año son gastos ordinarios en cuanto son gastos necesarios para la educación de los hijos, incluidos, por lo tanto, en el concepto legal de alimentos. Sin esos gastos los hijos no comenzarían cada año su educación e instrucción en los colegios. Y porque se producen cada año son, como los demás gastos propios de los alimentos, periódicos (lo periódico no es solo lo mensual) y, por lo tanto, previsibles en el sí y aproximadamente en el cuánto.
2. La consecuencia es obvia: son gastos que deben ser tenidos en cuenta cuando se fija la pensión alimenticia, esto es, la cantidad que cada mes el cónyuge no custodio debe entregar al cónyuge custodio como contribución al pago de los alimentos de los hijos comunes.
3. Establecido lo anterior, son gastos extraordinarios los que reúnen características bien diferentes a las propias de los gastos ordinarios. Son imprevisibles, no se sabe si se producirán ni cuándo lo harán, y, en consecuencia, no son periódicos.»

En definitiva, parece que esta importante cuestión queda clara:
Los gastos causados al comienzo del año escolar (matrícula, libros, material escolar y ropa y por lo tanto Uniformes) son gastos ordinarios incluidos en la pensión de alimentos.

Por su parte dentro de la categoría de GASTO EXTRAORDINARIO, podemos hacer tres subapartados.: los gastos médicos, los gastos de educación y los gastos propiamente extraordinarios.

Gastos Médicos: son gastos extraordinarios de carácter ineludible, los gastos odontológicos, los tratamientos bucales, ortodoncias, ópticos, fisioterapéuticos, de rehabilitación, y todo aquel gastos que para los menores sea necesario y los que sean consecuencia de una prescripción facultativa (farmacia, homeopatía, etc,) y que no esté cubierto por el sistema publico de salid de la Seguridad Social o seguro médico privado que hayan concertado los progenitores, sin ser los reseñados números clausus.

Gastos de Éducación: son aquellos gastos que no estando ya incluidos en los gastos ordinarios de (institutos, colegios etc.), son necesarios e imprescindibles para el desarrollo intelectual del menor. Dentro de estos gastos cabrían: Clases de apoyo, clases especiales para mayores conocimientos del menor, p. ej. Idiomas, etc.

Todos estos gastos aun siendo de carácter extraordinario, en cuanto en cuanto que son imprescindibles para la salud, el desarrollo educativo y cultural de los menores, deben ser obligatoriamente abonados por los progenitores al 50%, previa presentación de la justificación del gasto al otro progenitor.

Gastos extraordinarios de carácter general, en este apartado entrarían todos aquellos gastos imprescindibles y no ordinarios, que no tengan nada que ver con la salud o la educación. Podemos enumerar, p. ej., excursiones, campamentos, actividades escolares (deportes, danza, etc), cines, teatros, etc.
(aunque en relación con estas ultimas dos actividades hay diferencia de opiniones jurisprudenciales)

Este tipo de gasto debe contar con la aprobación expresa del otro progenitor en cuanto a la actividad y al gasto, en cuyo caso será también abonado al 50%. Solo en caso de no ser aceptada la actividad y gasto, estos o bien correrán por cuenta del progenitor que lo proponga o bien deberá acudir al auxilio judicial para su aprobación y vinculación al otro progenitor.