Uncategorized

CONDUCION Y ALCOHOL

Establece el art.. 379 DEL Código Penal, que

1. El que condujere un vehículo de motor o un ciclomotor a velocidad superior en sesenta kilómetros por hora en vía urbana o en ochenta kilómetros por hora en vía interurbana a la permitida reglamentariamente, será castigado con la pena de prisión de tres a seis meses o con la de multa de seis a doce meses o con la de trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días, y, en cualquier caso, con la de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años.

2. Con las mismas penas será castigado el que condujere un vehículo de motor o ciclomotor bajo la influencia de drogas tóxicas, estupefacientes, sustancias psicotrópicas o de bebidas alcohólicas. En todo caso será condenado con dichas penas el que condujere con una tasa de alcohol en aire espirado superior a 0,60 miligramos por litro o con una tasa de alcohol en sangre superior a 1,2 gramos por litro.

 

Esta tasa el medida por un aparato «alcoholímetro», contra cuyas mediciones poca cosas podemos hacer. Estaríamos ante un hecho objetivo, e incuestionable, que poco margen de maniobra nos deja a los abogados.

 

Ante un supuesto de este tipo de nada nos sirve intentar engañar a la maquina o negarse a realizar la prueba -es más en ese supuesto estaríamos ante otro delito más-; las mediciones se realizan por partida doble, es decir, una primera medición y otra a  los 20 minutos, como mínimo, de diferencia con la primera.

 

En conclusión, antes de coger el coche después de unos momentos de diversión, hay que pensarse muy bien las posible consecuencias que una posible intervención policial nos puede acarear en caso de ser invitados a «soplar», ya que nos enfrentaríamos a las resultas de un posible Juicio Rápido con pocas posibilidades de defensa y solo nos quedara como margen de maniobra, negociar con el Ministerio Fiscal a fin de poder obtener una reducción de la pena.

 

Estar debidamente informado y asesorado por un Abogado es importante a la hora de enfrentarnos con un Procedimiento Penal y rebajar, en la medida de lo posible, las consecuencias de un Juicio por estas causas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *