DIVORCIOVIOLENCIA DE GENERO

Abogado de Familia vs. Abogado de Violencia de Género

A lo largo de mi carrera no han sido pocos los que me ha hecho la pregunta ¿Cómo puedes defender asuntos de familia y a la par ser abogada de Violencia de Genero?

Comprendo perfectamente la sorpresa de quien, no estando muy  familiarizado con la profesión de abogado, piense que son dos áreas del derechos totalmente distintas y excluyentes una de otra. Pero nada mas lejos de la realidad.

El área del derecho de familia, que además de contemplar un sinfín de  cuestiones civiles (herencias, Liquidaciones de gananciales, División de pro indivisos, etc.) está íntimamente ligado al área penal y mas concretamente al área de Violencia de Genero y Doméstica.

Os pongo un ejemplo:

Cliente –lo mismo dá que sea mujer u hombre– que acude al Despacho para que le asesoremos porque quiere iniciar un procedimiento de divorcio. El o ella,  está convencido de que lo van a poder encauzar por la vía del mutuo acuerdo, pero la realidad es que la convivencia está tan deteriorada que la más de las veces solo tienen claro que quieren divorciarse.

En un momento de las negociaciones una de las partes decide que no puede hablar con su, llamémosle contrario, y se levanta de la mesa. A partir de aquí son infinitas las posibles consecuencias que se van a dar y, no pocas veces, algo que ha empezado con la buena intención de resolverlo lo más rápidamente posible, se rompe y ya no tiene arreglo.

Si la pareja todavía vive en el mismo domicilio, tarde o más bien  temprano, la chispa de los malos modos entre los cónyuges va a salir a relucir; y de ahí a las agresiones verbales y a las físicas, solo hay un paso.

El Abogado de Familia en estos caso se tiene que transformar en Abogado de Violencia de Genero, y solventar el procedimiento en defensa de su cliente -ya sea la mujer ya sea el hombre-, desde ramas tan dispares como la civil y la penal, y que dependiendo de quién sea su cliente -hombre o mujer-, tendrá un distinto tratamiento.

Esta letrada, siempre ha sido por vocación, defensora de la familia en su más amplio sentido y , desde luego, tanto en el ámbito civil como en el penal.

En un mundo feliz, lo  ideal sería que las personas que en su momento decidieron tener una vida en común, pudieran libre y amistosamente poner fin a una situación que, por diversas circunstancias se ha deteriorado de forma irreversible, pero la realidad nos muestra que donde existen sentimientos y situaciones personales e intimas, es muy difícil sobreponer la cabeza al corazón.

Lo que si tenemos claro en SANCHEZ DE LA IGLESIA, Abogados,  es que, no existen diferencias de trato en el ejercicio de la defensa de nuestros clientes.  Ni todas las mujeres son víctimas de malos tratos de forma automática y por el mero hecho de su condición de mujer, ni todos los hombres son agresores en potencia, por el mero hecho de ser hombres.

Hay una línea muy fina que separa lo que es un problema familiar y que es fácilmente reconducible a través de los procedimientos de familia, aunque sean contenciosos; y lo que es un verdadero problema penal, de consecuencias mucho más importantes y graves.

Si crees encontrarte en una situación de las descritas, no dudes en contactar con nosotros. Somos Abogados especializados en Familia y en Violencia de Género y doméstica.

Estamos a tu lado para ayudarte.

Almudena Sánchez de la Iglesia.
Abogada